Sin categoría

Si para los amante de los budines… uno hecho de sémola

Así es, si eres un amante de los postres pegagosos y aguados, entonces este es uno especial para ti.

En lo particular me enloque la sopa en todas las variantes que lo he hecho y ante tal delirio siempre ando en busca de novedades en este punto dulce de la cocina.

Y bueno, al poner un poco de orden en mi alacena y acomodar los diversos ingredientes que tengo, me topé con la harina de sémola.

Desde que llegó a mi colonia una tienda de ingredientes para la cocina, me topé con esta harina y la compré… no tenía idea en qué usarla pero sabía que tarde que temprano terminaría en un delicioso postre.

Y bueno, ha llegado el momento de que esta harina se ponga en acción.

La sémola viene del trigo duro utilizado en Italia para la pasta. El trigo parece no tener mucha aceptación para algunas personas en estos días, pero bueno, es uno de esos alimentos que ha trascendido por siglos en la alimentación de muchos pueblos.

En México, si bien no se utiliza mucho como sémola, la harina de trigo es altamente utilizada.

En fin, yo no tengo nada en contra del trigo ni de la sémola y buscando opciones para prepararla, hoy haremos un budín que me recuerda al arroz con leche.

Este pudín es reconfortante, fácil y se cocina en 5 minutos.

Los ingredientes

  • 2 tazas de leche
  • 1/2 taza de harina de sémola
  • 2 a 4 cucharadas de azúcar (puede sustituirla por miel)
  • 1 1/2 cucharadas de mantequilla sin sal

Saborizante

  • 1 cucharada de agua de rosas o agua de azahar o vainilla o la cáscara rallada de una naranja o 3 cristales de masilla, una de estas opciones la revuelves junto a una cucharadita de azúcar y mueles todo, de preferencia en un mortero

Adorno

  • 1/4 taza de albaricoque u otra mermelada (una cucharadita por porción)
  • Rebanadas de naranja confitada

Preparación

Comenzamos nuestro budín colocando la leche, la mantequilla, el azúcar y la harina de sémola en una cacerola a fuego medio.

Poner a fuego lento, revolviendo hasta que la mezcla espese. Agregue el saborizante que ya preparaste previamente y revuelve unos segundos para combinar.

Ahora sírvelos en tazones y deja enfriar. Tapar y guardar en el refrigerador hasta la hora de servir.

Para hacer las rodajas de naranja confitada

Este postre resalta en presentación y sabor cuando utilizas las rodajas de naranja confitada y mejor aún, cuando las preparas tu mismo. Se recomienda que estas rodajas de naranja confitada las prepares con un día de antelación.

Así que comenzamos cortando un par de naranjas de piel suave y fina además de sentirse uniformes como sea posible.

Colocar las rebanadas en filas en una bandeja para hornear.

Prepara aparte un jarabe (1 taza de azúcar y 1/2 taza de agua, se hierve durante 5 minutos) y rocía sobre las rodajas de naranja. Trata de cubrir las rebanadas con la mayor cantidad posible de jarabe.

Horneals en un horno muy lentamente (alrededor de 800C) durante el tiempo que sea necesario. Las rodajas deben estar crujientes (lo más crujientes posible) y el jarabe debería haberse evaporado (tanto como sea posible también).

Guardar en un recipiente cerrado en la nevera. Está bien mantenerlos en el horno durante 12 horas o más, hasta que se sequen por completo. Solo asegúrate de que no se quemen.

FUENTES: YouTube || ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top