Don Pelayo Mazatlán

Mazatlán, Sinaloa

Don Pelayo Mazatlán

El Carnaval de Mazatlán

El Carnaval de Mazatlán es la máxima celebración que lleva a cabo en esta localidad al noreste del país mexicano, en el estado de Sinaloa. La ciudad se llena de turistas que, en busca de fiesta y diversión, se reúnen durante los cinco días previos al miércoles de ceniza. Si planeas visitar Mazatlán, mejor que sea en febrero para que puedas vivir el colorido de esta festividad que forma parte de la cultura del mazatleco.

Historia

No se sabe exactamente cuándo comenzaron a celebrarse los carnavales en Mazatlán, pues al principio la fiesta surgía de manera espontánea en los lugareños. Sin embargo, en el año 1898 el Comité Civil comenzó a organizarla, incluso, se creó una Junta para estos fines. Esto le dio un nuevo carácter a la festividad, ya que pasaba de ser una simple costumbre a sentarse como una manifestación cultural de la ciudad de manera oficial.

El Carnaval de Mazatlán fue una de las primeras celebraciones de México que contó con la organización y logística de algún gobierno. Por primera vez, además del típico juego de la harina, hubo un desfile y concurso de carrozas de carnaval y se coronó a “el rey de la locura”, añadiendo también el uso de confetis y serpentinas que no era parte de la costumbre.

Posteriormente sobrevino la elección de la reina, una consorte para el rey de la locura. En esa ocasión quedó electa Winifred Framer, la hermosa hija del dueño de un taller de reparación de carruajes. Desde ese entonces, exactamente desde el año 1900, anualmente se escoge a una bella señorita como reina del Carnaval de Mazatlán

La fiesta carnestolenda en la actualidad

Aunque toda la ciudad se encuentra de fiesta, los puntos preferidos de concentración son la Plaza Machado (tal y como se hacía desde antaño) y Olas Altas. En ambos sitios organizan eventos culturales con bandas locales e internacionales, obras de teatro y hasta espectáculos con fuegos pirotécnicos. Estos últimos forman parte de “la batalla naval”, un show pirotécnico en el que varias embarcaciones simulan dispararse con fuegos de artificio.

Antes de eso se lleva a cabo la ejecución del mal humor, un muñeco de grandes dimensiones que caricaturiza a algún personaje de la vida política y que es culpado por los males que vive la población. Este monigote está cargado de fuegos artificiales y pólvora. La idea es que, tras su incineración, se abandonen los problemas de la vida cotidiana y se dé paso a la juerga hasta que el cuerpo aguante.

Desde hace algún tiempo se introdujeron Los Gigantes al Carnaval de Mazatlán, una serie de esculturas enormes que se pasean por el malecón y la Plaza Machado. También se organiza anualmente un concurso de Poseía propia de los Juegos Florales y la Velada de las Artes, en donde se presenta la Orquesta Sinfónica de Sinaloa y el Coro local.

Si eres amante de la fiesta, la movida cultural y la música, la mejor época del año para visitar esta localidad es en pleno febrero para vivir el Carnaval de Mazatlán.